Revoluciónate a tí mismo, sé un programador

¿Qué sería de nuestra ciudad/estado/país/mundo si todo profesionista dedicara algo de su labor a la programación?

2014-05-11 21:00:00-05:00

Saber programar es conocer diferencia entre ver un reloj desde afuera y saber cómo funciona en su interior.

En este tiempo, la edad dorada de la informática, vemos que ya es un hecho que casi todos disponemos de dispositivos digitales complejos; háblese de computadoras, laptops, tablets o celulares inteligentes. Como es natural, de todas estas personas, la mayoría son usuarios y la minoría son creadores, es decir, quienes hacen programas para que los usen. Lamentablemente esta situación es igual en personas que ejercen las diferentes ramas de la informática; en la mayoría de nosotros hay muy pocos con entusiasmo para programar, se prefieren las labores de venta, instalación, comunicaciones, etc.

¿Qué sería de nuestra ciudad/estado/país/mundo si todo profesionista dedicara algo de su labor a la programación?. Y en general, para el nivel escolar, si no sólo hubiera las típicas clases de computación, sino también talleres de programación, ¿sería esto una gran herramienta para su futuro?. Seguramente que sí.

La zanahoria para que camine el burro

Así que, en mi ámbito familiar, motivé a mi hija a que tomara un curso en línea de programación en Ruby. Ocurre que como todo adolescente, inmerso en la modernidad celular/tablet/internet ella tiene grandes habilidades para manejar estos dispositivos y el internet. Pero es escaso su interés en la programación, aunado a ello, en su escuela secundaria es un tema que no se ve o se toca muy superficialmente.

Así que, para que camine el burro se tiene que poner una zanahoria por delate. Un estímulo económico por completar el curso en Codecademy.

Cuando yo tenía su edad fue cuando empecé a programar BASIC en una Timex Sinclair 1000 y vaya que lo disfruté. Lo que en aquel entonces fue mi pasatiempo ahora es mi profesión.

El gran descubrimiento

Todo esto culmina cuando en un punto intermedio del curso, ella se da cuenta de lo que está aprendiendo. Esto la lleva a formular una simple pregunta: ¿porqué no nos enseñan a programar en la escuela?. Claro que al escuchar ésto hace temblar mi confianza en el de por sí mal prestigiado sistema educativo mexicano.

Deberíamos enseñar a programar en las escuelas

No mal interpreten esto último pensando en que los alumnos tengan que hacer complejos sistemas. Me apoyo en el ideal de que el aula debe tratar cubrir todos los temas y buscar el desarrollo de habilidades; haciendo énfasis en las ciencias: matemáticas, física, química, etc. El aprender a programar nos ayuda a crear en nuestros cerebros la capacidad de solucionar problemas abstractos. Además, un taller de cómputo estimula el trabajo en equipo y quita el estigma de nerd de los apasionados a las computadoras.

Por último, les invito a ver El trabajo del futuro: programar...